Publicaciones de la categoría: Inteligencia emocional

Respuesta de Relajación: Estrés y Salud

Activar la respuesta de relajación ayuda a desarrollar una mayor resistencia física, psicológica y emocional frente a situaciones de estrés, que son múltiples y muchas veces inevitables en la vida cotidiana.

Estudios científicos han demostrado que la respuesta de relajación puede utilizarse como complemento de la medicina convencional para el tratamiento de numerosas alteraciones que son causadas o agravadas por el estrés.

¿Qué es el estrés?

Es la respuesta del organismo para hacer frente a situaciones psicológicas, ambientales o fisiológicas adversas, desafiantes y/o desestabilizadoras. La respuesta de estrés es necesaria para que nuestro organismo funcione correctamente y con un rendimiento máximo. Sin embargo, cuando esta respuesta supera un límite, el estrés conduce a estados de fatiga y agotamiento tanto físicos como mentales. En esas condiciones, el estrés puede causar o agravar enfermedades.

¿Qué es la respuesta de relajación?

La respuesta de relajación, definida por el Dr. Herbert Benson en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, es un estado físico de profundo descanso y constituye la contrapartida fisiológica de la respuesta de estrés (disminuye el ritmo cardíaco, la tensión arterial, el ritmo respiratorio, y la tensión muscular).

La activación frecuente y regular de la respuesta de relajación ayuda a desarrollar una mayor resistencia física, psicológica y emocional frente a  situaciones de estrés, que son múltiples y muchas veces inevitables en la vida cotidiana. Estudios científicos han demostrado que la respuesta de relajación puede utilizarse como complemento de la medicina convencional para el tratamiento de numerosas alteraciones que son causadas o agravadas por el estrés.

¿Quiénes pueden beneficiarse de la práctica de la respuesta de relajación?

Cualquier persona con:

• síntomas físicos de ansiedad (palpitaciones, respiración alterada, nerviosismo)

• enfermedades o condiciones agravadas por el estrés

• dolor de cabeza

• problemas gastrointestinales

• problemas de piel

• dolor crónico

• dificultades para dormir

• enfermedades autoinmunes

• síndrome premenstrual

• fatiga

• asma

• alergias

¿Cómo se induce la respuesta de relajación?

A diferencia de la reacción de estrés que se desencadena automáticamente, para “encender” la respuesta de relajación necesitamos participar voluntaria y activamente.

Beneficios demostrados de la práctica de la respuesta de relajación

La práctica frecuente de esta técnica tiene como resultado una mejora en la calidad de vida y en la capacidad para afrontar situaciones difíciles, tanto en personas sanas como en aquellas que afrontan enfermedades graves y/o crónicas. Muy recientemente, se ha comenzado a demostrar que la respuesta de relajación tiene efectos a nivel celular (expresión de genes relacionados con estrés oxidativo y daño celular) y sobre diversas funciones cerebrales. 

Si quieres aprender esta sencilla técnica para activar la respuesta de relajación, ponte en contacto conmigo.

Vía>>

Anuncios

Curso nuevo, nuevos propósitos: ¿qué podemos hacer cuándo la voluntad flaquea?

fuerza de voluntad Los científicos han descubierto varias estrategias útiles para aumentar la fuerza de voluntad:
Cambiar hábitos. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Case Western Reserve (EE UU), basta con pequeños cambios en hábitos cotidianos, por ejemplo lavarnos los dientes durante varios días con la mano contraria a la que solemos usar (la izquierda en el caso de los diestros), para fortalecer la voluntad.

Tensión muscular. Iris W. Hung, de la Universidad de Singapur, ha descubierto un curioso truco para ejercer el autocontrol: si cuando notamos que se nos hace la boca agua ante un pastel tensamos los bíceps o los músculos de la mano durante un minuto, nos resultará más sencillo evitar la tentación. “La mente y el cuerpo están tan estrechamente unidos que simplemente apretando los músculos se puede activar la fuerza de voluntad”, concluía en la revista Journal of Consumer Research.

Buenas acciones. Por su parte, Kurt Gray, de la Universidad de Harvard, ha demostrado que hacer una buena acción aumenta nuestra fuerza de voluntad y nuestra resistencia física. “Tal vez la mejor manera de resistirse a un donut a media mañana es donar el dinero que costaría para una buena causa”, sostiene Gray, que dió a conocer sus conclusiones en la revista Social Psychological and Personality Science.

Exponerse a la tentación. Aunque puede parecer contradictorio, para aumentar la fuerza de voluntad es mejor exponerse a tentaciones reales. En una serie de experimentos, científicos de la Universidad de Chicago demostraron que si una persona está a dieta fortalecerá mejor su voluntad si tiene pasteles o caramelos en la cocina, al alcance de la mano, y evita comerlos, que cuando solamente ve imágenes de chocolate y golosinas en las revistas o en la televisión.

Distracción. La distracción también es una buena estrategia, como han demostrado investigadores de la Universidad de Columbia (EE UU). Si canturreamos o pensamos conscientemente en otra cosa cuando algo nos tienta, nos costará menos controlarnos.

Uno a uno. Cumplir a la vez varios objetivos que exijan mucho autocontrol puede resultar casi imposible. Según Sandra Aamodt, editora jefe de la prestigiosa revista Nature Neuroscience, hay varias actividades que pueden agotar rápidamente nuestra fuerza de voluntad: resistirnos a probar ciertas comidas o bebidas, reprimir respuestas emocionales, hacer un examen, dormir poco y tratar de impresionar a alguien. Y, por lo tanto, es mejor no hacerlas todas a la vez.

Cinco comidas al día. Cuando nos falta glucosa en sangre nuestra capacidad de autocontrol se resiente, según demostró hace poco Roy F. Baumeister, de la Universidad de Florida (EE UU). De ahí que los expertos recomienden no saltarse ninguna comida para conservar la fuerza de voluntad que necesitamos para hacer ejercicio físico, dejar de fumar, estudiar, adquirir algún hábito como ir en bicicleta al trabajo, e incluso perserverar en una dieta de adelgazamiento.

Vía>>

Meditación para un crecimiento cerebral

10f3p7n_thCientíficos de la Universidad de California (UCLA) acaban de demostrar que también es posible aumentar el cerebro recurriendo a la meditación.

Para llegar a esta conclusión analizaron el cerebro de 44 sujetos, la mitad de los cuales llevaba entre 5 y 46 años practicando la meditación de 10 a 90 minutos diarios. El resto nunca había meditado. Comparando los “retratos” de sus cerebros obtenidas mediante resonancia magnética de alta resolución en tres dimensiones, la investigadora Eileen Luders y su equipo han demostrado que las personas que llevan varios años meditando tienen ciertas regiones del cerebro más grandes que el resto de la población, en concreto el hipocampo y las áreas de corteza orbitofrontal, el tálamo, y el giro temporal inferior. Estas regiones juegan un importante papel en la regulación de las emociones. “Todos sabemos que las personas que practican la meditación tienen una habilidad especial para cultivar emociones positivas y mantener estabilidad emocional”, asegura Luders en la revista NeuroImage. El nuevo estudio, añade, confirma que existen “diferencias en la anatomía cerebral que explican estas habilidades”.

Lo que aún no está claro es si es en las zonas con aumento de tamaño o con un mayor número de neuronas,de más tamaño o una red de conexiones neuronales diferente.

 

Vía>>

Bebidas neuroprotectoras

ImagenZumo de manzana:

El neurobiólogo Thomas B. Shea, de la Universidad de Massachusetts (EE UU), demostró hace poco que consumir dos vasos de zumo de manzana al día durante un mes reduce la producción de la proteína beta amiloide que forma las “placas seniles” en el cerebro de los enfermos de alzhéimer. Además, esta bebida aumenta la producción de un neurotransmisor esencial para la memoria y el aprendizaje: la acetilcolina. 

Café: 

Otro estudio reciente de la Universidad McGill de Canadá, publicado en la revista ‘Neurology’ , reveló que la cafeína reduce los problemas motores en enfermos de párkinson. La clave de este efecto parece estar en los llamados antagonistas de los receptores A2A de la adenosina, que la cafeína es capaz de bloquear, lo que le confiere cierto papel neuroprotector.

Trastorno bipolar en adultos

El trastorno bipolar es una enfermedad del cerebro, llamada enfermedad maníaco-depresiva. Los que sufren del trastorno bipolar experimentan cambios de ánimo inusuales:

  • A veces se sienten muy felices y “animados” y mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía.
  • Y a veces los que sufren del trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos” y son mucho menos activos. Esto se llama depresión.
  • El trastorno bipolar también puede provocar cambios en la energía y el comportamiento.

El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que experimentan todas las personas. Los síntomas bipolares son más potentes. Pueden dañar las relaciones entre personas y hacer que sea más difícil ir a la escuela o conservar un empleo. También pueden ser peligrosos. Algunos personas que sufren del trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

Los que sufren del trastorno bipolar pueden obtener tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

¿Quién puede desarrollar el trastorno bipolar?

Cualquier persona puede desarrollar el trastorno bipolar. A menudo comienza en las últimas etapas de la adolescencia o al principio de la adultez. Pero también niños y adultos pueden sufrir del trastorno bipolar. Generalmente la enfermedad dura toda la vida.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

Los cambios de estado de ánimo bipolares se llaman “episodios anímicos”. Las personas pueden tener episodios maníacos, depresivos, o “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos. Estos episodios anímicos provocan síntomas que duran una semana o dos y a veces más. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.

Los episodios anímicos son intensos. Las emociones son fuertes y ocurren junto con cambios extremos en los niveles de comportamiento y energía.

Los que sufren un episodio maníaco pueden:

  • Sentirse muy “alegres” o “animados”
  • Sentirse muy “nerviosos” o “alterados/ansiosos”
  • Hablar muy rápido de muchas cosas distintas
  • Estar inquietos, irritados, o “sensibles”
  • Tener problemas para relajarse o dormir
  • Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común
  • Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno

Los que sufren un episodio depresivo pueden:

  • Sentirse muy “deprimidos” o tristes
  • Sentirse preocupados y vacíos
  • Tener problemas para concentrarse
  • Olvidarse mucho las cosas
  • Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos
  • Sentirse cansados o sin energía
  • Tener dificultad para dormir
  • Pensar en la muerte o el suicidio

¿Qué causa el trastorno bipolar?

Varios factores pueden contribuir al trastorno bipolar, entre ellos:

  • Los genes, porque la enfermedad es hereditaria
  • La anormalidad en la estructura y función del cerebro

Las causas del trastorno bipolar no siempre son claras. Los científicos están tratando de obtener más información sobre el trastorno a través de estudios. Estas investigaciones quizás puedan ayudar a los médicos a predecir si una persona sufrirá del trastorno bipolar. Algún día, quizás también puedan ayudar a los médicos a prevenir la enfermedad en algunas personas.

¿Puede el trastorno bipolar coexistir con otros problemas?

Sí. A veces los que sufren episodios anímicos muy intensos pueden tener síntomas psicóticos. Estos intensos síntomas pueden provocar alucinaciones (ver u oír cosas que no son reales). Los que sufren manía y síntomas psicóticos pueden creer que son ricos y famosos o que tienen poderes especiales. Las personas con depresión y síntomas psicóticos pueden creer que han cometido un crimen o que sus vidas están destruidas.

A veces los episodios anímicos vienen acompañados de problemas de comportamiento. Una persona puede beber demasiado o consumir drogas. Algunos corren muchos riesgos como, por ejemplo, gastan demasiado dinero o tienen sexo sin cuidado alguno. Estos problemas pueden dañar vidas y perjudicar relaciones. Algunas personas que sufren del trastorno bipolar tienen problemas para conservar su empleo o desempeñarse bien en la escuela.

¿Es fácil diagnosticar el trastorno bipolar?

No. Algunas personas sufren del trastorno bipolar durante años antes de que alguien lo sepa. Esto se debe a que los síntomas bipolares pueden parecerse a varios problemas diferentes. Los familiares y amigos pueden no darse cuenta de que los síntomas de una persona son parte de un problema mayor. Un médico puede creer que la persona tiene una enfermedad distinta como, por ejemplo, esquizofrenia o depresión.

Además, los que sufren del trastorno bipolar a menudo tienen otros problemas de salud. Esto puede hacer que a los médicos les sea difícil diagnosticar el trastorno bipolar. Ejemplos de estos otros problemas incluyen el abuso de sustancias, los trastornos de ansiedad, la enfermedad de la tiroides, las enfermedades cardíacas, y la obesidad.

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Por ahora, el trastorno bipolar no tiene cura. Pero un tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas. La mayoría de las personas pueden obtener ayuda para controlar los cambios de estado de ánimo y problemas de comportamiento. Un tratamiento funciona mejor cuando es continuo y no es interrumpido de vez en cuando.

  1. Medicamentos. Distintos tipos de medicamentos pueden dar buen resultado. Las personas responden a los medicamentos de distintas maneras, así que el tipo de medicamento seleccionado depende del paciente. A veces una persona debe probar distintos medicamentos para descubrir cuáles dan mejor resultado.Los medicamentos pueden provocar efectos secundarios. Los pacientes siempre deben comunicarle al médico estos problemas. Además, los pacientes no deben dejar de tomar un medicamento sin consultar al médico. Suspender los medicamentos de repente puede ser peligroso y puede empeorar los síntomas bipolares.
  2. Terapia. Distintas clases de psicoterapia o terapia “de diálogo” pueden ayudar a las personas que sufren del trastorno bipolar. La terapia las puede ayudar a cambiar su conducta y manejar sus vidas. También puede ayudar a los pacientes a llevarse mejor con familiares y amigos. A veces la terapia incluye a los familiares y amigos.
  3. Otros tratamientos. Algunas personas no mejoran con medicamentos y terapia. Estas personas pueden tratar la “terapia electroconvulsiva” o TEC. A veces se la llama terapia de “choque”. La TEC da un “choque” rápido que a veces puede corregir problemas en el cerebro.A veces las personas toman suplementos naturales y a base de hierbas como, por ejemplo, Hierba de San Juan o ácidos grasosos con omega-3. Consulte a su médico antes de tomar cualquier suplemento. Los científicos no están seguros sobre cómo estos productos afectan a los que sufren del trastorno bipolar. Puede que algunas personas también necesiten medicamentos para dormir durante el tratamiento.

¿Cómo puedo ayudar a un conocido que sufre del trastorno bipolar?

Ayude a su amigo/a o familiar a consultar a un médico para que reciba un diagnóstico y tratamiento adecuados. Puede que tenga que pedir una cita y acompañarlo/a al médico.

He aquí algunas cosas útiles que puede hacer:

  • Tenga paciencia
  • Anime a su amigo/a o familiar a hablar y escúchelo/a atentamente
  • Sea comprensivo/a respecto a sus cambios de estado de ánimo
  • Haga que su amigo/a o familiar participe en actividades divertidas
  • Recuérdele que es posible que el/ella mejore con el tratamiento adecuado

¿Cómo puedo ayudarme si sufro del trastorno bipolar?

Puede ayudarse consiguiendo tratamiento y siguiendolo de manera indicada. Lleva tiempo y no es fácil. Pero el tratamiento es la mejor manera de comenzar a sentirse mejor. He aquí algunos consejos:

  • Hable con su médico acerca del tratamiento
  • No deje de tomar su medicamento
  • Siga una rutina para comer y dormir
  • Asegúrese de dormir lo suficiente
  • Aprenda a reconocer sus cambios de estados de ánimo
  • Pídale a un amigo o familiar que le ayude a seguir el tratamiento
  • Tenga paciencia con sus síntomas. Mejorar lleva tiempo

¿Cómo afecta el trastorno bipolar a los amigos y familiares?

Cuando un amigo o familiar sufre del trastorno bipolar, también le afecta a usted. Cuidar a alguien que sufre del trastorno bipolar puede ser estresante. Usted tiene que saber sobrellevar los cambios de estado de ánimo y a veces otros problemas, como el exceso de bebidas alcohólicas. A veces el estrés puede afectar sus relaciones con otras personas. Los cuidadores del paciente pueden tener que faltar al trabajo o perder su tiempo libre.

Si está cuidando a alguien que sufre del trastorno bipolar, cuídese usted también. Si mantiene su nivel de estrés bajo podrá desempeñarse mejor y podrá ayudar a su ser querido a seguir el tratamiento.

¿Dónde puedo conseguir ayuda?

Si no sabe dónde conseguir ayuda, llame a su médico de familia. También puede buscar por profesionales de la salud mental en la guía telefónica. Los médicos de los hospitales pueden ayudarlo en una emergencia.

Conozco a alguien que está en crisis. ¿Qué hago?

  • Si usted está pensando en hacerse daño o si conoce a alguien que podría hacerse daño, busque ayuda rápidamente.
  • No deje sola a la persona.
  • Llame a su médico.
  • Llame al servicio de emergencia 112 o acuda a una sala de emergencias.

Vía>>

Trastorno bipolar en niños y adolescentes

¿Experimenta su hijo cambios intensos de estado de ánimo?¿Tiene también cambios extremos de comportamiento? ¿A veces se entusiasma demasiado o hace tonterías? ¿Observa usted que en otras ocasiones se pone muy triste?¿Estos cambios de estado de ánimo afectan la manera en cómo su hijo actúa en la escuela o casa?

Algunos niños y adolescentes que tienen estos síntomas pueden sufrir del trastorno bipolar, una grave enfermedad mental. 

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una grave enfermedad del cerebro. También se llama enfermedad maníaco-depresiva. Los niños que sufren del trastorno bipolar experimentan cambios inusuales en su estado de ánimo. A veces se sienten muy felices y “animados” y son mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía. Y a veces los niños que tienen trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos” y son mucho menos activos que de costumbre. Esto se llama depresión.

El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos normales que experimentan todos los niños. Los síntomas bipolares son más potentes. La enfermedad puede hacer que a un niño le resulte difícil desempeñarse bien en la escuela o llevarse bien con sus amigos y familiares. La enfermedad también puede ser peligrosa. Algunos jóvenes que sufren del trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

Los niños y adolescentes que sufren del trastorno bipolar deben recibir tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

¿Quién puede desarrollar el trastorno bipolar?

Cualquier persona puede desarrollar el trastorno bipolar, incluso niños y adolescentes. Pero, en la mayoría de los casos, el trastorno bipolar comienza en las últimas etapas de la adolescencia o a principios de la adultez. Generalmente la enfermedad dura toda la vida.

¿En qué manera se diferencia el trastorno bipolar en los niños y adolescentes en comparación con los adultos?

Cuando los niños presentan la enfermedad, se llama trastorno bipolar de aparición temprana. Este tipo de trastorno bipolar puede ser más grave que el que comienza en las últimas etapas de la adolescencia o en la adultez. Además, los jóvenes que sufren del trastorno bipolar pueden tener síntomas y cambios de estado de ánimo con mayor frecuencia que los adultos que tienen la enfermedad.

¿Qué causa el trastorno bipolar?

Son varias las cosas que pueden contribuir al trastorno bipolar, entre ellas:

  • Los genes, porque la enfermedad es hereditaria. Los niños que tienen uno de los padres o hermanos con trastorno bipolar tienen más probabilidades que otros niños de sufrir de la enfermedad.
  • La anormalidad en la estructura y función del cerebro.
  • Los trastornos de ansiedad. Los niños con trastornos de ansiedad tienen más probabilidades de sufrir del trastorno bipolar.

Las causas del trastorno bipolar no siempre son claras. Los científicos están estudiando el trastorno para obtener más información sobre las posibles causas y los factores de riesgo. Estas investigaciones quizás puedan ayudar a los médicos a predecir si una persona sufrirá del trastorno bipolar. También algún día, quizás puedan ayudar a los médicos a prevenir la enfermedad en algunas personas.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

Los cambios de estado de ánimo bipolares se llaman “episodios anímicos”. Su hijo puede tener episodios maníacos, depresivos, o “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas maníacos y depresivos. Los niños y adolescentes que sufren del trastorno bipolar pueden experimentar más episodios mixtos que los adultos que tienen la enfermedad.

Los episodios anímicos duran una semana o dos–a veces más tiempo. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.

Los episodios anímicos son intensos. Las emociones son fuertes y ocurren junto con cambios extremos en el comportamiento y los niveles de energía.

Los niños y adolescentes que sufren un episodio maníaco pueden:

  • Sentirse muy felices o hacer tonterías de una manera inusual
  • Ponerse repentinamente de muy mal genio
  • Hablar muy rápido sobre muchas cosas distintas
  • Tener problemas para dormir pero no sentirse cansados
  • Tener problemas para mantenerse concentrados
  • Hablar y pensar más a menudo en el sexo
  • Hacer cosas peligrosas

Los niños y adolescentes que sufren un episodio depresivo pueden:

  • Sentirse muy tristes
  • Quejarse mucho de dolores, como dolores de estómago y cabeza
  • Dormir muy poco o demasiado
  • Sentirse culpables e inútiles
  • Comer muy poco o demasiado
  • Tener muy poca energía y falta de interés en las actividades divertidas
  • Pensar en la muerte o el suicidio

¿Tienen otros problemas los niños y adolescentes que sufren del trastorno bipolar?

En los jóvenes, el trastorno bipolar puede coexistir con varios problemas.

  • Abuso de sustancias. Tantos los adultos como los niños que sufren del trastorno bipolar corren el riesgo de caer en el alcohol o las drogas.
  • Trastorno de déficit de atención y hiperactividad o TDAH.Los niños que sufren del trastorno bipolar y TDAH pueden tener problemas para mantener la concentración.
  • Trastornos de ansiedad, como ansiedad por separación.Puede que los niños que sufren de ambos tipos de trastornos deban acudir al hospital con mayor frecuencia que otras personas que tienen trastorno bipolar.
  • Otras enfermedades mentales, como la depresión. Algunas enfermedades mentales provocan síntomas parecidos a los del trastorno bipolar. Infórmele al médico los síntomas maníacos o depresivos que haya tenido su hijo.

A veces los episodios anímicos vienen acompañados de problemas de comportamiento. Los jóvenes pueden correr muchos riesgos, como conducir a demasiada velocidad o gastar mucho dinero. Algunos jóvenes que sufren del trastorno bipolar piensan en el suicidio. Esté atento a cualquier señal de pensamiento suicida. Tome estas señales en serio y llame al médico de su hijo.

¿Cómo se diagnostica el trastorno bipolar?

Un médico con experiencia examinará cuidadosamente a su hijo. No hay análisis de sangre o tomografía cerebral que pueda diagnosticar el trastorno bipolar. Por lo tanto, el médico le hará preguntas sobre los patrones de estado de ánimo y sueño de su hijo. El médico también le preguntará sobre la energía y el comportamiento de su hijo. A veces los médicos necesitan saber sobre los problemas médicos en su familia, como la depresión o el alcoholismo. El médico puede utilizar análisis para ver si es otra enfermedad y no el trastorno bipolar lo que está causando los síntomas a su hijo.

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Por ahora, el trastorno bipolar no tiene cura. A menudo, el tratamiento que los médicos dan a los niños que sufren de la enfermedad es similar al tratamiento que dan a los adultos. Un tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas. Un tratamiento funciona mejor cuando es continuo y no es interrumpido de vez en cuando.

  1. Medicamentos. Hay distintos tipos de medicamentos que pueden dar buen resultado. Los niños responden de distintas maneras a los medicamentos, así que el tipo de medicamento seleccionado depende del niño. Puede que algunos niños necesiten más de un tipo de medicamento porque sus síntomas son muy complicados. A veces los niños deben probar distintos tipos de medicaciones para descubrir cuáles dan mejor resultado.

    Los niños deben tomar la menor cantidad y las dosis más bajas posibles de medicamentos para aliviar sus síntomas. Una buena manera de recordar esto es “comenzar con dosis bajas y progresar lentamente”. Además, los medicamentos pueden provocar efectos secundarios. Siempre informe al médico de su hijo sobre cualquier efecto secundario que le cause problemas. No pare de darle los medicamentos a su hijo sin antes consultar a un médico. Suspender de repente los medicamentos puede ser peligroso y puede empeorar los síntomas bipolares.

  2. Terapia. Hay distintas clases de psicoterapia o terapia “de diálogo” que pueden ayudar a los niños que sufren del trastorno bipolar. La terapia puede ayudar a los niños a cambiar su comportamiento y controlar sus actividades diarias. También puede ayudar a los jóvenes a llevarse mejor con sus familiares y amigos. A veces la terapia incluye a los familiares y amigos.

¿Qué pueden esperar los niños y adolescentes del tratamiento?

Con tratamiento, los niños y adolescentes que sufren del trastorno bipolar pueden mejorar con el tiempo. Se obtiene mejor resultado cuando los médicos, padres, y jóvenes trabajan en conjunto.

A veces se producen cambios en el trastorno bipolar de un niño. Cuando esto ocurre, también debe cambiar el tratamiento. Por ejemplo, puede que sea necesario que su hijo pruebe un medicamento diferente. El médico también puede recomendar otros cambios en el tratamiento. Los síntomas pueden reaparecer luego de un tiempo y puede que se tenga que realizar más cambios. El tratamiento puede llevar tiempo, pero si se sigue de manera indicada, ayuda a muchos niños y adolescentes a tener menos síntomas bipolares.

Usted puede ayudar a que el tratamiento sea más efectivo. Intente llevar una tabla/un gráfico (información representada graficamente)  de los patrones del estado de ánimo, comportamiento, y sueño de su hijo. Esto se llama “tabla/gráfico de la vida diaria” o “tabla/gráfico del estado de ánimo”. Esto puede ayudarles a usted y a su hijo a comprender y observar el desarrollo de la enfermedad. La tabla/el gráfico también puede ayudar al médico a determinar si el tratamiento está funcionando.

¿Cómo puedo ayudar a mi niño o adolescente?

Ayude a su niño o adolescente a obtener el diagnóstico y tratamiento adecuados. Si cree que él o ella pudiera sufrir del trastorno bipolar, haga una cita con su médico de familia para consultarle sobre los síntomas que usted observa.

Si su hijo sufre del trastorno bipolar, he aquí algunas cosas básicas que puede hacer:

  • Tenga paciencia
  • Anime a su hijo a que hable y escuchelo detenidamente
  • Sea comprensivo respecto a sus episodios anímicos
  • Ayude a su niño a divertirse
  • Ayude a su niño a entender que el tratamiento puede ayudarle a mejorar

¿Cómo afecta el trastorno bipolar a los padres y familiares?

Cuidar a un niño o adolescente que sufre del trastorno bipolar también puede ser estresante para usted. Usted tiene que lidiar con los cambios de estado de ánimo y otros problemas, como el mal genio y las actividades peligrosas. Esto puede ser un desafío para cualquier padre. A veces el estrés puede perjudicar sus relaciones con otras personas y puede que deba faltar al trabajo o perder su tiempo libre.

Si está cuidando a un niño que sufre del trastorno bipolar, cuídese usted también. Si mantiene bajo su nivel de estrés, podrá desempeñarse mejor. Esto también podría ayudar a que su hijo mejore.

¿Dónde puedo conseguir ayuda?

Si no sabe dónde conseguir ayuda, llame a su médico de familia. También puede buscar por profesionales de la salud mental en una guía telefónica. Los médicos de los hospitales pueden ayudarle en una emergencia.

Conozco a un niño o adolescente que está en crisis. ¿Qué hago?

Si conoce a un niño que está en crisis, busque ayuda rápidamente.

  • No deje solo al niño o adolescente.
  • Llame a su médico.
  • Llame al 112 (servicio de emergencia) o acuda a una sala de emergencia.

Vía>>

Educación sexual de 6 a 12 años

Imagen

Vía>>

Autoconcepto y Autoestima

En cada persona podemos encontrar tres personas:

1.- Es el concepto que tenemos de nosotros mismos. La que creemos que somos =autoconcepto 

(La autoestima, es la arte afectiva del autoconcepto).

2.- La que los otros creen que somos.

3.- La que somos realmente = autoconocimiento

Para mejorar nuestro autoconcepto o autoimagen, habrá que mejorar la representación que la persona tiene de sí misma. Son las creencias que cada persona tiene sobre sus características : a nivel físico, psicológico, intelectual, social, afectiva.

Todos tenemos un concepto de nosotros mismos que se va construyendo a lo largo de nuestra vida. Los factores que influyen en la construcción del yo son:

• La valoración de la habilidad para relacionarnos con los demás.

• Los logros obtenidos.

• Los bienes materiales de los que se dispone.

• La capacidad intelectual.

• Si la diferencia entre Yo REAL y Yo IDEAL es alta: laautoestima será baja.
• Si la diferencia entre Yo REAL y YO IDEAL es baja: laautoestima será alta.

Definición de Autoestima 

La autoestima es la opinión emocional profunda que los individuos tienen de si mismos y que sobrepasa en sus causas la racionalización y la lógica de dicho individuo. 

Causas que deterioran su autoestima

• Problemas en la aceptación con sus iguales.
• Inseguridad.
• Miedo al abandono debido a sus inseguridades.
• Frustración a la hora de realizar tareas/acciones.
• Mayor probabilidad de caer en adicciones.
• Falta de conciencia de sus deseos y objetivos.
• Buscan la satisfacción inmediata, actuando de forma impulsiva para conseguirlo.
• Dificultades de autocontrol.
• Dificultades en la toma de decisiones, no sabe priorizar.
• Falta de manejo de las emociones negativas.
• La no satisfacción de las necesidades básicas.
• Ser víctima de violencia física o verbal.
• Adquisición de una apariencia falsa para impresionar a los demás o para satisfacer sus propias necesidades.
• Sobreprotección. Hay que favorecer su autonomía.
• Excesivos castigos / pocas recompensas.
• Recibir pocas normas y orientaciones.
• Percibir conductas incoherentes.
• Culpabilizar de los errores cometidos por otra persona.
• Suelen percibir que sus opiniones son insignificantes.
• No recibir explicaciones razonables (desorientación).

3 maneras de cómo demuestran su baja autoestima: 

• Dice “no lo pienso hacer, esto es una tontería, es demasiado fácil”.´
• Al decir “lo haré después, ahora no puedo”.
• “No lo quiero hacer, pues me cuesta y no lo conseguiré”.

Cómo mejorar su autoestima

• Factores que ayudan:

o Buenas relaciones con su padres, familia, iguales… para sentirse competentes, queridos.
o El autocontrol de las emociones negativas.
o Aceptación de si mismos y por parte de los demás.
o Conducta social adecuada (adaptación al contexto).

• Las personas que estamos en contacto con ellos, debemos ser:

o Comprensivos
o Amables
o Dialogantes

• Deberemos:

o No amenazar con la retirada del amor.
o Aceptación y apoyo incondicional.
o Hacerles ver con acciones (no sólo decir) que les queremos.
o Reforzar las conductas positivas.
o Reforzarlos con palabras y acciones aquello que hacen con un mayor esfuerzo.
o Mirar al niño, demostrándole que nos importa, dándole seguridad y cariño.
o Corregir en privado.
o Evitar lo humillante.
o Respetar su privacidad.
o Adaptarnos a sus necesidades y enseñarles a adaptarse a las necesidades de los demás.
o Anunciar los cambios, para que puedan anticipar lo que va a suceder.
o Evitar las comparaciones con sus iguales, hermanos…
o Evitar relacionar la valía personal con la conducta disruptiva.
o Que perciba que se le escucha y que su opinión nos importa.
o Juzgar de un modo realista su conducta, es decir, no exigir más de sus posibilidades.
o Elogiarle.
o Ayudarle a expresar su independencia.
o Enseñarle a aceptar los sentimientos negativos y ayudarle a que los exprese.
o Evitar las etiquetas: “malo”.
o Evitar frases como: “Me matas a disgustos”. Eso le hace sentir culpable.
o No intentar cambiar al niño sino su conducta de algunas ocasiones.
o Dedicarle tiempo.
o Enseñe a su hijo a descubrir en qué es bueno.
o Ayúdelo a analizar correctamente sus problemas.
o Enséñele a sentir que es normal cometer errores.
o Acepte a su hijo como es e intente que sea consciente de su aceptación.

PLANTEARNOS OBJETIVOS

• Asigne a su hijo alguna responsabilidad.
• Elija algunas pautas para mejorar la autoestima en su hijo y hágalo.
• Ayude a su hijo a solucionar un problema.

Valore a su hijo como persona, no por sus éxitos y competencias”

Vía>>

Personas con alta/baja autoestima

Clemes (1994) se refirie a la autoestima como parte efectiva del autoconcepto*, y opina que es el punto de partida para el desarrollo positivo de las relaciones humanas, del aprendizaje, de la creatividad y de la responsabilidad personal.

Es el “aglutinante” que liga la personalidad del hombre y conforma una estructura positiva, homogénea y eficaz.

Siempre será la autoestima la que determine hasta qué punto podrá el hombre utilizar sus recursos personales y las posibilidades con las que ha nacido, sea cual fuere la etapa de desarrollo en que se encuentre.

Los rasgos distintivos de una persona con autoestima pudieran ser:

– Estar orgulloso de sus logros.

– Actuar con independencia.

– Asumir responsabilidades.

– Aceptar las frustraciones.

– Estar siempre dispuesto a la acción.

– Afrontar nuevos retos.

– Sentirse capaz de influir en otros.

– Mostrar amplitud de emociones y sentimientos.

Por el contrario, una persona con baja autoestima:

– Evitará situaciones que le provoquen ansiedad.

– Despreciará sus dotes naturales.

– No tendrá una idea clara de sus posibilidades.

– Sentirá que los demás no le valoran.

– Echará la culpa de todo lo que le ocurre a los demás.

– Se dejará influir por los demás con demasiada facilidad.

– Se pondrá a la defensiva y se frustrará fácilmente.

– Tendrá estrechez y rigidez de emociones y sentimientos.

– Se sentirá impotente.

*Recordemos que mejorar nuestro autoconcepto o autoimagen, es mejorar la representación que la persona tiene de sí misma. Son las creencias que cada persona tiene sobre sus características : a nivel físico, psicológico, intelectual, social, afectiva.

En cada persona podemos encontrar tres personas:

1.- La que creemos que somos =autoconcepto: Una parte importante de la autoestima: Es el concepto que tenemos de nosotros mismos.

  • ¿De qué depende? En nuestro autoconcepto intervienen varios componentes que están interrelacionados entre sí: la variación de uno, afecta a los otros (por ejemplo, si pienso que soy torpe, me siento mal, por tanto hago actividades negativas y no soluciono el problema).
    • Nivel cognitivo – intelectual: constituye las ideas, opiniones, creencias, percepciones y el procesamiento de la información exterior. Basamos nuestro autoconcepto en experiencias pasadas, creencias y convencimiento sobre nuestra persona.
    • Nivel emocional afectivo: es un juicio de valor sobre nuestras cualidades personales. Implica un sentimiento de lo agradable o desagradable que vemos en nosotros.
    • Nivel conductual: es la decisión de actuar, de llevar a la práctica un comportamiento consecuente.

Los factores que determinan el autoconcepto son los siguientes:

    • La actitud o motivación: es la tendencia a reaccionar frente a una situación tras evaluarla positiva o negativa. Es la causa que impulsa a actuar, por tanto, será importante plantearse los porqués de nuestras acciones, para no dejarnos llevar simplemente por la inercia o la ansiedad.
    • El esquema corporal: supone la idea que tenemos de nuestro cuerpo a partir de las sensaciones y estímulos. Esta imagen está muy relacionada e influenciada por las relaciones sociales, las modas, complejos o sentimientos hacia nosotros mismos.*Las aptitudes: son las capacidades que posee una persona para realizar algo adecuadamente (inteligencia, razonamiento, habilidades, etc.).
    • Valoración externa: es la consideración o apreciación que hacen las demás personas sobre nosotros. Son los refuerzos sociales, halagos, contacto físico, expresiones gestuales, reconocimiento social, etc. “

2.- La que los otros creen que somos.
3.- La que somos realmente = autoconocimiento

Problemas alimentarios: bulimia, ansiedad…

Cada día son más los niños y niñas que padecen de bulimia. Investigaciones científicas concluyen que alrededor de los 10 años, las niñas y niños ya tienen noción del cuerpo perfecto o ideal. Esto conlleva a un aumento de probabilidades de padecer algún tipo de trastorno de la alimentación, tal como labulimia infantil. Los niños y niñas que padecen de bulimia, van en aumento. Este tipo de afección solían surgir en la adolescencia, pero desde hace unos años, la edad de aparición de la bulimia ha descendido a niños más pequeños.

La bulimia es un trastorno de la alimentación, que afecta mayoritariamente a mujeres adolescentesde entre 12 a 18 años. Aunque en los últimos años el porcentaje de varones de este mismo grupo etario que padecen esta enfermedad, se ha incrementado.

La bulimia es una enfermedad que se esconde, por ello cuando los padres se percatan de dicha situación es porque ésta, ya ha afectado la salud de quien la padece. Quien padece de esta enfermedad sufre en soledad.

¿Que hay detrás de la bulimia?

La bulimia al igual que la anorexia es una enfermedad en la cual la comida se vuelve una obsesión. Las personas que sufren de esta afección suelen darse fuertes “atracones” de comida para luego vomitar. Sienten culpa y vergüenza por su accionar.

La adolescente bulímica no acepta su cuerpo, aunque no se encuentre en sobrepeso. No se acepta tal cual es y piensa que si no es delgada nadie la aceptará. Para ellas delgadez es sinónimo de aceptación social y por ende, de aceptación personal.

Detrás de la bulimia existen factores genéticos, socioculturales e individuales como baja autoestima, ideales de delgadez, mala resolución de los conflictos, etc. En este punto es importante recalcar que los medios de comunicación tienen mucha importancia, ya que en ocasiones hacen apología de la bulimia o muestran un ideal de belleza que no siempre es saludable. Incluso ha habido casos de fallecimientos de modelos, como consecuencia de anorexia o bulimia.

Existen diferentes causas que pueden desencadenar un trastorno de la alimentación como la bulimia:

• Rechazo social a las personas que padecen obesidad.
• Problemas afectivos.
• Comentarios desfavorables sobre el peso de la niña o niño, que pueden derivar en una baja autoestima.
• Querer parecerse a personas famosas o personajes de moda.
• Obesidad previa.
• Abuso sexual.
• Para ellos, ser delgado es sinónimo de ser aceptado en todos los ámbitos, tanto social, escolar y hasta familiar.

Estas alteraciones coinciden con el período prepuberal y de la pubertad propiamente dicha, en el cual se produce una transformación física, psíquica y emocional. En esta etapa los niños y niñas se encuentran más vulnerables.

La bulimia se caracteriza por ser una enfermedad cuyo objetivo es lograr reducir la ingesta calórica por dos mecanismos diferentes:

• Tipo purgante: Por inducción del vómito y abuso de laxantes.

• Tipo no purgante: Ponen en práctica otros tipos de comportamientos, tales como ejercicio físico excesivo, largos períodos de ayuno, combinado con atracones de comidas, etc.

Sus principales características son:

  • Presencia de atracones, generalmente en un tiempo inferior a 2 horas y con la sensación de pérdida de control. Suele hacerse a escondidas y de forma disimulada, avergonzándose de su conducta.
  • Conductas inapropiadas para evitar ganar peso: vómito, ejercicio físico intenso, diuréticos, …
  • Exagerada dependencia de la autoestima respecto a la percepción que la persona tiene sobre su físico.
  • Para poder diagnosticar bulimia nerviosa, los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas han de ocurrir , como media, al menos dos veces por semana durante un periodo de tres meses.

¿Cómo prevenir la bulimia?

Es importante tener presente que, la prevención es la herramienta más importante que los padrestienen ante la posibilidad de la aparición de un trastorno de la alimentación como la bulimia. La mejor prevención es la información y la comunicación familiar. Los adolescentes son muy vulnerables, por ello la familia juega un rol importante en esta etapa de su vida. Si tu hij@ tiene sobrepeso o es obeso, o siente preocupación por este tema, ayúdale, acompáñalo en su dieta, forma parte de ella. De esta forma se sentirá contenido. Levanta su autoestima y hazle notar que él vale por lo que es, no por su aspecto físico. Recuerda consultar a tu médico ante cualquier duda o inquietud.

Para poner en práctica las medidas preventivas es necesaria la participación de toda la familia, y todo el equipo interdisciplinario de salud. Para ello la familia debe estar atenta a las conductas no habituales que tenga la adolescente, como por ejemplo:

• Retirarse habitualmente de la mesa para ir al baño.
• No querer compartir la comida familiar en determinadas ocasiones.
• Realizar ejercicios físicos en forma extrema.
• Ocultar comida.
• Levantarse por la noche para comer, entre otras.

En cuanto a los profesionales de la salud, deben estar atentos a determinados parámetros de sangre como el potasio, sodio, hepatograma, glóbulos rojos, etc; como así también, la relación peso/edad y peso/talla.

Es importante tener presente que si dentro de una familia, la mayoría de sus integrantes son obesos o tienen sobrepeso, la probabilidad de que un adolescente miembro de esa familia padezca de obesidad es alta, por ello una de las formas de evitar trastornos de la alimentación, tales como la bulimia, es tratar la obesidad familiar. El acompañamiento familiar en la realización de un plan de alimentación supervisado por un médico, reduce la posibilidad de que la o el joven padezca bulimia.

La intervención temprana de la familia, ayuda a evitar las complicaciones derivadas de la bulimia, que no sólo afecta a ese niño/a, sino a toda la familia que la rodea.

Hay que tener en cuenta que entre los trastornos de la alimentación, además de la anorexia y la bulimia, recientemente se ha vuelto a hablar de un trastorno alimentario, que puede conducir a la obesidad, denominado Síndrome de comedores nocturnos. Este síndrome esta íntimamente relacionado con la reducción de la actividad diaria y el comportamiento alimentario en pacientes obesos, que no lograban perder peso, aún estando bajo tratamiento dietético.

Características de Síndrome de comedores nocturnos:

• Anorexia matutina: Estos pacientes no desayunan y no consumen alimentos durante la mañana.
• Hiperfagia nocturna: Consumen grandes cantidades de alimentos durante la noche, generalmente se consume alrededor de 35% del total de calorías diarias, durante la noche.
• Insomnio: Estas personas padecen de insomnio o sufren de interrupciones frecuentes.
• Este tipo de pacientes consumen los alimentos como un antidepresivo o ansiolítico que mitiga la depresión o la ansiedad.
• Este trastorno de alimentación denominado Síndrome de comedores nocturnos, afecta al 1.5% de la población, siendo las mujeres las más afectadas.

Causas
• Aislamiento socio emocional.
• Estrés.
• Conflictos familiares.
• Baja autoestima.
• Ansiedad.
• Depresión.

La diferencia entre el Síndrome de comedores nocturnos y otros trastornos de la alimentación y obesidad:

• La frecuencia y cantidad de alimentos ingeridos.
• Se consume menos calorías que los que padecen bulimia.

¿Cómo tratar el Síndrome de comedores nocturnos?

Este al igual que los demás trastornos de la alimentación, deben tratarse en forma interdisciplinaria, para poder abordar todos los aspectos de la problemática y lograr resultados efectivos que se mantengan a largo plazo.

La ansiedad por la comida es una situación recurrente en muchísimas personas, la necesidad decomer algo dulce, especialmente de noche, les permite sentirse mejor, aunque sólo sea por un momento. Tras esto, sobreviene la culpa y más ansiedad, convirtiéndose en un círculo nocivo, difícil de controlar.

La adicción por los alimentos dulces está íntimamente relacionada con la ansiedad y ésta a su vez conestados de estrés, depresión y/o tristeza. Si bien esto se presenta durante todo el día, en la noche se acentúa. Cuando consumes dulces, sobreviene un efecto anímico positivo (debido a un proceso metabólico relacionado con la glucosa), por este motivo sientes la necesidad de comer alimentos dulces.

Trucos para comedores compulsivos nocturnos

• Se ha comprobado que las vitaminas y minerales pueden controlar el estrés y la ansiedad, por eso es necesario llevar adelante una dieta sana y equilibrada en la cual se incluya vegetales, frutas frescas, cereales integrales, lácteos y carnes bajas en grasas.
• Reemplazar los dulces por frutas.
• Evitar la compra de alimentos ricos en azúcares y grasas. Si no los tienes en tu hogar, no los podrás comer durante la noche.
• Evitar el picoteo entre comidas, pero si no puedes hacerlo ten a mano frutas, frutas secas, semillasquesos bajos en grasas (los quesos poseen una sustancia similar a las endorfinas, que brindan saciedad y un efecto placentero).
• Beber mucha agua e infusiones que reduzcan esta ansiedad.
• Practicar actividad física. Salir a caminar libera energía y mejora el estado de ánimo.
• Hacer alguna actividad placentera ayuda a bajar los niveles de ansiedad, por eso piensa que te gustaría hacer y llévalo a la práctica.
• Consultar con un especialista si sientes que no puedes controlar la ansiedad. Si quieres manejar esta ansiedad por la comida, estos trucos pueden ayudarte, pero recuerda que en ocasiones es necesario pedir ayuda a un profesional que pueda tratarte de cerca.

Compártelo